Nuestra compañera Eva Barranco, profesora de Plástica, ya no está con nosotros.

       Utiliza este libro de firmas si quieres escribir algo en su memoria …

Escribe una entrada en este libro de firmas

 
 
 
 
 
Los campos marcados con * son obligatorios
Tu entrada será visible una vez que se haya revisado para evitar spam
12 entries.
Un alumno Un alumno de Málaga wrote on 19 diciembre, 2017 at 10:53 pm:
Como me arrepiento de que no fuésemos a visitarte cuando todavía podíamos... Descansa en paz, Eva, no te olvidamos.
Catalina Catalina wrote on 13 diciembre, 2017 at 10:10 pm:
Tu ausencia es una lágrima sentada en el equilibrio de mi espíritu. No te olvidaré.
R.M. R.M. wrote on 13 diciembre, 2017 at 10:54 am:
Querida amiga cuanta alegría y arte has dejado a tu paso, que suerte haberte tenido de compañera de trabajo, de risas y complicidades. Eva tu ausencia durante estos años de enfermedad ha sido inmensa!!. Te recordaré siempre porque nadie como tú sabía disfrutar de las cosas más sencillas y por lo bella, graciosa, natural y generosa ... que eras. Descansa en paz AMIGA!!!
Guillermo Guillermo de Málaga wrote on 12 diciembre, 2017 at 10:00 pm:
Mis más profundas condolencias, es duro enterarnos de la partida de una persona tan importante, recuerden que aunque no está con nosotros siempre vivirá en nuestras mentes y corazones.
Una compañera Una compañera de Málaga wrote on 12 diciembre, 2017 at 9:54 pm:
Querida Eva, siempre has sido una persona muy especial: por tu creatividad, tu alegría, tu optimismo, tu predisposición a trabajar y sacar todo lo bueno de los alumnos que has tenido. Verte cada día entrar en la sala de profesores al inicio de la jornada con tu sonrisa y gran sentido del humor, era la fuerza chispeante que me animaba para ponerme en marcha. Aunque te hayas ido,  todos te recordaremos. Has dejado huella en todos y cada uno de nosotros. Descansa en paz, compañera.
Mónica Mónica wrote on 12 diciembre, 2017 at 9:25 pm:
Eva, nos has dejado tantos buenos recuerdos que me faltan palabras para plasmarlos aquí. Como compañera era fácil trabajar contigo, llenabas la sala de profesores con tu sonrisa y tus bromas, te convertiste en una buena amiga, alegre, cómplice, cariñosa y divertida, con tu arte nos llevaste a tus mundos mágicos. Nunca dejaste de sorprenderme con el optimismo y ánimo que tuviste hasta el final. Te echaré de menos “Señora” D. E. P.
Francisco Zambrana Francisco Zambrana wrote on 12 diciembre, 2017 at 7:27 pm:
Aprendí que los profesores eran personas. Cuando entré con poco más de 12 años al instituto, pensaba que eran de otro mundo, que solo nos mandaban tareas y más tareas y que su vida era idílica. Poco a poco, fui cambiando esa conciencia, esa forma de ver las cosas, y comencé a analizar su manera de afrontar las clases. Había algunos que se tomaban estas con mucho sufrimiento, que se les notaba apagados; otros que ponían todo su empeño y se dejaban la voz; y, por último, otra a la que no le importaba que gritáramos, que nos manchásemos, que riésemos, mientras que hiciéramos para una fecha un dibujo. Su nombre, recordado por todos, era Eva. Con ella pasé (pasamos todos los de nuestra clase) nuestros primeros momentos en un aula de plástica que parecía haber salido de la serie Breaking Bad. Lo más parecido a un laboratorio era lo que montábamos allí cada uno de nuestros días. Sin embargo, Eva siempre se mantuvo alejada de los malos momentos, de regaños, de discusiones… Eva siempre respetó nuestro afán por no hacer absolutamente nada, y nos ayudó a despertar esa creatividad interior de cada uno. Todavía recuerdo aquel primer dibujo que hice con sombra (estilo graffitero como solía hacer por aquel entonces) y que ella valoró como si de un Picasso se tratase. También ese cuadro con leche y café, ese puntillismo o ese dibujo de zombis que se quedó lejos del que podría hacer cualquier niño. Los recuerdo con amor, con nostalgia, pero, sobre todo, con una sonrisa. Todo ello gracias a la suya. Creo que nunca olvidaré esa época convulsa de mi vida, en la que yo consideraba a los profesores como probablemente los consideren los alumnos de hoy. Creo que tampoco olvidaré aquellos martes infernales con exámenes de Historia de Aquilino después de sus clases. Tampoco podré dejar de lado mis charlas por el aula, riéndome por cada esquina sin saber que alguna vez reflexionaría sobre ello. No creo que nunca lo haga, más que nada porque cuanto uno más crece más se da cuenta de las historias que merece la pena recordar. Esta es una de ellas. Eva, mi graffiti era malísimo, no tengo ni tendré jamás ni idea de pintar. No al nivel que tú lo hacías cada día dibujando una sonrisa en nuestras caras. Francisco Javier Zambrana Durán. Estudiante de Periodismo de la UMA.
Enrique Enrique de Málaga wrote on 12 diciembre, 2017 at 7:22 pm:
Eva, echaré en falta tu optimismo imperecedero. Tu saludo con un código disparatado con tu amiga Mónica por la mañana que despertaba mi somnolencia con una sonrisa. No te he visto nunca enfadada o quejosa. ¡Cosa rara en estos tiempos! Tampoco me olvidaré de ese aire de artista que paseaba por los pasillos del instituto con una mirada ensimismada en tus pensamientos. Una artista de verdad, que vivía su proceso creativo sin tregua, sin postureo y profundamente original. Y como compañero te agradezco tu compromiso con el alumnado de educación especial participando en muchas actividades. Has sido una profesora volcada con tu docencia que la has hecho compatible y complementaria con tu carrera artística, algo que no siempre ocurre y en ti fue algo natural.
May May wrote on 12 diciembre, 2017 at 9:21 am:
Te has ido,eras una persona especial y me siento triste. Solo queda aceptar tu partida, El tiempo borrará la tristeza pero no tu recuerdo.
Laura Laura de Málaga wrote on 12 diciembre, 2017 at 8:42 am:
A pesar de que hacía tiempo que no nos veíamos, tu dulce recuerdo inunda mi memoria. Descansa en paz, Eva
Pedro Ángel Pedro Ángel de Málaga wrote on 11 diciembre, 2017 at 8:17 pm:
“Lo único que quisiera pedirle a la vida es que me brindara una nueva oportunidad para poder tenerte entre nosotros de nuevo, para darte un abrazo tan fuerte, que ya no necesite uno más hasta el día en que nos volvamos a encontrar. Pero no importa, estoy decidido a soñar esta noche contigo y muchas mas, y ahí darte ese abrazo anhelado”.
Esteban Llorens Esteban Llorens de Málaga wrote on 11 diciembre, 2017 at 7:44 pm:
Todos los docentes tienen una vida más allá de las clases, pero no todos pueden transformarla en arte. Descansa en paz, Eva
Share →